Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia

Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia

logo gobernacion antioquia

Gobernación de Antioquia

El desalojo en el año de 1987

De ese traslado de los funcionarios desde el Palacio de Calibío a la Alpujarra, todavía hay muchos que recuerdan como fue la experiencia para algunos con gran expectativa y para otros con un poco de nostalgia por abandonar ese lugar en donde habían laborado por tantos años.
Algunas personas propusieron que se convirtiera el Palacio en un Centro Comercial, igual como había sucedido con el Seminario Mayor (hoy Centro Comercial Villanueva) y el Palacio Nacional, diseñado por Agustín Goovaerts para los juzgados y hoy conocido como el Centro Comercial Palacio Nacional; otros sugirieron demoler el Palacio para construir un edificio nuevo.

Afortunadamente desde el año de 1982 el Palacio de Gobierno ya había sido declarado MONUMENTO NACIONAL por Resolución No. 000002 del 12 de marzo de 1982, del Consejo Nacional de Monumentos.

La siguiente es información tomada de una carpeta publicada por el equipo de restauración en el año de 1990:
-“La Asamblea de Antioquia mediante Ordenanza No. 59 de 1986 y No. 35 de 1988 que la modifica, determinó que una vez la Administración Departamental se trasladara a la nueva sede en sector de la “Alpujarra”, el edificio en mención se destinará a actividades culturales y al funcionamiento de la Dirección de Extensión Cultural, (luego Dirección de Fomento a la Cultura de Antioquia y hoy Instituto de Cultura y Patrimonio), bajo el nombre de “Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe”.”
Las citadas Ordenanzas autorizaron además, al señor Gobernador del Departamento, para gestionar los créditos, y para que por medio de la Secretaría de Obras Públicas, se adelantaran los trabajos de restauración.

 

La restauración

En el año de 1988 el plan trazado para restaurar el Palacio era de 3 años con un presupuesto de $2.000´.000.000 millones de pesos, pero la restauración duró 11 años y el presupuesto se incrementó a $3.000´.000.000 millones de pesos con 120 personas trabajando simultáneamente,(arquitectos, ingenieros, oficiales, constructores, electricistas, carpinteros, plomeros, dibujantes, etc.) tanto de la firma Conconcreto como de la Secretaría de Obras Públicas del Departamento.

La restauración por parte de la Gobernación se hizo a cargo del arquitecto Rodrigo Restrepo como interventor de la obra; el secretario de la Secretaría de Obras Públicas era el doctor Juan Manuel Restrepo. Por parte de la firma Conconcreto, estuvieron las arquitectas Elvia Lucía Arango y Gloria Ochoa. Como consultores estuvieron el arquitecto Álvaro Sierra de la Fundación Ferrocarril de Antioquia y la arquitecta Clemencia Wolf de la Universidad de Antioquia.

De acuerdo con el estudio histórico de la edificación pueden distinguirse cinco etapas constructivas y vivenciales:

Etapa Inicial (1925 – 1930)

Empezó con la construcción de una sección sobre la calle Calibío y la carrera Bolívar para alojar el Archivo y la Asamblea Departamental. Los trabajos debieron suspenderse por orden del Gobernador Camilo C. Restrepo durante la crisis de 1929.

Etapa Blanca (1932 – 1936)

Después de cuatro años, las labores de edificación fueron retomadas en 1932. Esta etapa constructiva abarcó la construcción de la unidad octogonal y del ala oriental, y las escaleras con sus correspondientes vestíbulos y balcones sobre la carrera Bolívar.

Durante este período el plano original de Goovaerts debió ser modificado, ya que el área propuesta para los balcones se destinó a otros fines, un trabajo que estuvo bajo la responsabilidad del ingeniero y arquitecto Jesús Mejía.

De su labor se destaca la decoración de interiores del antiguo recinto de la Asamblea, hoy convertido en el Auditorio Luis López de Mesa, así como los relieves en bronce fundidos por Bernardo Vieco; el mural al fresco La Liberación de los Esclavos de Ignacio Gómez Jaramillo; los vitrales de cristales unidos con la antigua técnica del emplomado (unidos por finos cordones de plomo), de los hermanos Horacio y Arturo Longas; y la lámpara central.

Etapa Oscura (1937 – 1965)

Desde 1937 el Palacio fue abandonado por la administración pública y la generosidad de las áreas interiores y la altura en los diferentes niveles fueron aprovechadas para instalar oficinas. Los amplios vestíbulos del inconcluso edificio fueron cerrados con cercos improvisados y los cinco niveles iniciales se convirtieron en 10.

Debido a esta situación de deterioro se comenzó a proyectar la construcción de otro edificio como sede de gobierno que estaría localizado en los terrenos de aledaños a la Estación del Ferrocarril.

Etapa Final (1966 – 1987)

Los arquitectos Gerardo Mejía, Gustavo Restrepo y Gustavo Aristizábal tuvieron la misión de concluir esta obra que, durante los últimos años, había cumplido funciones alejadas para las que inicialmente estaba propuesto. De esta manera, los profesionales lideraron la construcción de la fachada norte y retomaron algunos elementos de la decoración original. Finalmente, En 1982 y bajo la resolución 000002 del Consejo Nacional de Monumentos Nacionales, el Palacio alcanzó la categoría de monumento nacional de Colombia.

Después de que la administración departamental se trasladara al sector de La Alpujarra, el Palacio fue destinado, mediante la Ordenanza N° 59 de 1986 y N° 35 de 1988, a actividades culturales. Para este propósito fue designado como sede de la entonces Dirección de Extensión Cultural de la Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia (hoy conocida como Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia), y se le otorgó el nombre de Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe.

Ese mismo año se dio inicio a la restauración de la edificación.

Etapa de Restauración (1987 – 1998)

El trabajo realizado en este período comprende la restauración del edificio y la adecuación para su nuevo uso. Por tratarse de un Monumento Nacional, en su intervención se siguieron las pautas fijadas por el Consejo de Monumentos Nacionales.

El Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe se levanta hoy como una marca urbana indiscutible de Medellín, por su valor constructivo, urbanístico, económico y cultural, y como testimonio perenne de uno de los más interesantes y dinámicos períodos de la historia de Antioquia.

Justo en el corazón de la ciudad, y contiguo a algunos de los referentes arquitectónicos más emblemáticos del sector como son el Museo de Antioquia, el Parque Berrío, la Basílica de la Candelaria, y el Metro de Medellín, se levanta un edificio que, por su estructura, historia e importancia, llama la atención de propios y visitantes.

Sus pasillos, salones y recintos fueron testigos de los acontecimientos más importantes del departamento y conservan, aún en la actualidad, las huellas y el legado de las grandes hazañas realizadas por los prohombres de Antioquia; por catedráticos, políticos, artistas y gestores que dictaron los rumbos y sentaron los precedentes de progreso para la región.

El Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe hace parte del acervo cultural y patrimonial del país y su importancia, anteriormente ligada a aspectos administrativos, hoy se le acredita a los procesos y acciones culturales que desde allí lidera el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia. Esta es la historia de uno de los tesoros mejor conservados por los habitantes de las montañas antioqueñas.

 

Antecedes y construcción

El 17 de abril de 1826 se trasladó la sede de la Gobernación de Santa Fe de Antioquia a la ciudad de Medellín y, desde ese momento, se comenzó a pensar en la necesidad de construir una sede que alojara el poder administrativo de la región.

Una vieja casona de tapia ubicada en el cruce de la carrera Bolívar con la calle Boyacá, y que contaba con dos plantas, siete balcones y 16 oficinas ejerció esta función hasta la segunda década del siglo XX. Sin embargo, su mal estado y su estructura de más de 100 años no solo demandaba muchos cuidados, sino que evidenciaba la urgencia de encontrar unas mejores instalaciones.

De esta manera, en 1920, el General Pedro Nel Ospina contrató al arquitecto belga Agustín Goovaerts para que se encargara del diseño de las más importantes obras públicas de infraestructura en Antioquia, incluyendo entre estas al Palacio de Gobierno, conocido hoy en día como Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe". El proyecto inicial constaba de cinco niveles desde el sótano hasta el altillo. En esta área se distribuían 315 habitaciones para los diferentes despachos, un gran salón para la Asamblea Departamental, un depósito, una imprenta, una biblioteca, un archivo, un museo y los recintos del Gobernador, todo estos escenarios construidos en un estilo gótico renacentista propuesto por Goovaerts.

Desde esta etapa de planificación, el Palacio fue objeto de debates, críticas y alteraciones que demoraron su proceso de ejecución. La disputa entre detractores y aliados llevaron a que Goovaerts solo construyera un poco más de la cuarta parte de lo que tenía pensado. Esta situación también afectó el estilo, que el belga tuvo que hacer más ecléctico para permitir la intervención de otros arquitectos e ingenieros que participaron en su construcción.

Por otro lado, la armazón de la cúpula se convirtió en una obra maestra de la arquitectura matemática. Los soportes metálicos fueron traídos directamente desde Bélgica y su ensamblaje se hizo de acuerdo al modelo utilizado para los rascacielos neoyorkinos, calentando al rojo vivo los tornillos y tuercas al momento de apretarlos, y dándole solidez a la estructura a pesar de la ausencia de soldadura.

 

Agustín Goovaerts nació en Schaerbeek (Bruselas), en 1.885. Estudió dibujo en la Academia de Artes de su ciudad natal y arquitectura e ingeniería en la Universidad de Lovaina. Después de terminar herido durante la I Guerra Mundial, donde participó como soldado, recibió la licencia militar y regresó a su profesión inicial, pero las dificultades económicas de la posguerra lo empujaron a buscar otros rumbos.

De esta manera, llegó a Medellín, contratado por la Gobernación de Antioquia, para desempeñarse como Ingeniero Arquitecto del Departamento.

Una de sus primeras asignaciones fue la construcción del edificio de la Gobernación de Antioquia, conocido hoy como Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe. Sin embargo, debido al déficit en el fisco departamental, la obra se aplazó durante cuatro años, lo que le permitió incursionar en la academia como docente de los cursos de Dibujo Arquitectónico y Arquitectura, en la Escuela de Minas.

Además de las edificaciones gubernamentales, iglesias, casas, hoteles, teatros y restaurantes de la ciudad fueron construidos gracias a sus trazos y diseños, que se caracterizaban por la presencia de dos tendencias: una tradicional, ortodoxa y académica que plasmó en los edificio públicos; y otra orientada a las vanguardias del art nouveau y el modernismo que evidenció en sus obras de carácter privado.

Con tres de sus hijas nacida en Antioquia, el Agustín Goovaerts y su familia regresaron 17 de agosto de 1928 a Bélgica. Allí, y a la edad de 58 años, falleció el diseñador y arquitecto del Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe.

Además de este edificio, su legado incluye obras como:

1. Hotel Europa y Teatro Junín. Medellín, 1922
2. Edificio Calpe. Medellín, 1924 (Sede de la Administración Municipal durante la época)
3. Asilo de Ancianos. Medellín, 1922
4. Reforma de Iglesia de La América. Medellín, 1925
5. Iglesia. Armenia, Colombia, 1923
6. Iglesia. Betania, Colombia, 1925
7. Coro y espacio para el órgano de la Catedral. Medellín, 1926
8. Capilla del Cementerio de San Pedro. Medellín, 1925
9. Remodelación de la fachada y de las torres de Iglesia de San Francisco (hoy Iglesia de San Ignacio) Medellín, 1920
10. Monumento de la Universidad de Antioquia. Medellín, 1920
11. Escuela de Santa Marta
12. Palacio Departamental de Bucaramanga, Colombia.
13. Pabellón del Hospital San Vicente de Paúl, Medellín
14. Hotel de Abejorral. Abejorral, Colombia
15. Hotel de El Peñol. El Peñol, Colombia
16. Quiosco de la Plaza de Berrío. Medellín
17. Iglesia del Sagrado Corazón. Medellín, 1921
18. Refugio de las Hermanas de la Presentación. Medellín
19. Escuela Tutelar de las Hermanas de la Presentación, Medellín
20. Cúpula y reforma del interior de la Iglesia de Abejorral. Abejorral, Colombia
21. Capilla del Hospital de Abejorral. Abejorral, Colombia
22. Capilla de Nuestra Señora de las Mercedes. Sonsón, Colombia
23. Iglesia del Carmen. Sonsón, Colombia
24. Capilla de Jesús Nazareno. Sonsón, Colombia
25. Fachada y capilla del cementerio. Sonsón, Colombia
26. Parque principal de Sonsón (Anteriormente Plaza de Ruiz). Sonsón, Colombia
27. Puente de La Toma sobre la quebrada Santa Elena. Medellín
28. Cárcel de La Ladera. Medellín, 1921
29. Pedestal del monumento del Libertador Simón Bolívar. Medellín, 1924
30. Casa Cural de Envigado, Colombia
31. Fachada del cementerio de Envigado, Colombia
32. Colegio de Niñas La Presentación de Envigado. Envigado, Colombia
33. Capilla de Yarumal, Colombia, 1928
34. Escuela de Niñas de Yarumal, 1928
35. Iglesia de Cartagena, Colombia
36. Iglesia Parroquial de Montebello, Colombia
37. Instituto Pedagógico de Bogotá, Colombia
38. Iglesia y sala de fiestas, Bogotá
39. Monumento a Rafael Uribe Uribe en el parque de Valparaíso
40. Reforma de los edificios de los Bancos de Londres y de las Américas, en el Parque Berrío, Medellín
41. Diseño de la Iglesia de Tierradentro, 1925
42. Palacio Episcopal de Santa Rosa de Osos, Colombia, 1925
43. Proyecto de reforma de la iglesia de Ituango, Colombia
44. Iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Donmatías, Colombia, 1926

banner-recorrido-360

/Culturantioquia

ENCONTRÉMONOS EN FACEBOOK

@culturantioquia

SIGÁMONOS EN TWITTER

/Culturantioquia

VEÁMONOS EN YOUTUBE

 

República de Colombia Gobierno en líneaMinisterio de CulturaColombia Compra Eficientelogos-certificacion-calidad