Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia

Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia

Gobernación de Antioquia

Gobernación de Antioquia

05
Julio
2017

Túnel de la Quiebra y Estación Santiago

Parque principal del corregimiento de Santiago, en el municipio de Santo Domingo, Antioquia

Con el túnel de La Quiebra, abierto por el ferrocarril de Antioquia en 1929, el país entró en la era moderna de las construcciones civiles gigantes como las realizadas en los Estados Unidos a comienzos del siglo XX.


Entrada del Túnel de la Quiebra, la estación de Santiago y sus vías férreas.

El Túnel tiene 3.742 metros. Para su construcción se removieron 110.532 metros cúbicos de roca, se utilizaron 540.000 libras de dinamita y 7.540 barriles de cemento importado. La obra duró sólo tres años.

El túnel de La Quiebra, superó en proporciones, esfuerzo humano invertido y movilización de recursos económicos a las obras pioneras de fines del siglo XIX, como el Puente de Occidente (réplica en madera del puente de Brooklyn) o el muelle de Puerto Colombia, de dos kilómetros de extensión, asociados uno y otro al talento de los ingenieros José María Villa y Francisco Javier Cisneros.

El problema de la región antioqueña era el desembotellamiento de su rica y pujante economía minera, cafetera e industrial, mediante unas vías de transporte rápidas y baratas hacia el río Magdalena y el océano Atlántico. Era necesario crear vías férreas desde Medellín hasta Puerto Berrío. La formidable barrera natural de La Quiebra había derrotado incluso al prestigioso Cisneros.


Entrada del Túnel de la Quiebra y sus vías férreas.

Alejandro López Restrepo, ingeniero antioqueño, fue identificado en sus tiempos como el visionario del túnel de La Quiebra por el aporte que dio con su tesis de grado para optar el título de Ingeniero Civil: El paso de La Quiebra en el Ferrocarril de Antioquia. Dicho trabajo de grado mereció los más altos elogios de su asesor de tesis, el General Pedro Nel Ospina, aunque fue señalada por otros, como una utopía.

El ingeniero Alejandro López trabajó intensamente durante varios años, por medio de la prensa y en la Asamblea del Departamento, para conseguir la expedición de lo que fue finalmente la Ordenanza Nº 4 del 15 de marzo de 1926, que dispuso la construcción del túnel.

En el marco del más amplio programa de obras públicas emprendido hasta entonces, con los dineros de la indemnización de Panamá, se contrató la construcción del túnel con la firma canadiense, con sede en Nueva York, Frasser, Bracer & Co., a un costo de tres millones de dólares.

De 1926 a 1929, la Frasser trajo y adaptó a Colombia los más modernos sistemas técnicos y organizativos en construcción de túneles, que comprendían el manejo y coordinación de docenas de ingenieros y técnicos extranjeros y de centenas de trabajadores e ingenieros colombianos. Además de esto, realizó la instalación de una planta hidroeléctrica de mil kilovatios de motores Diesel de petróleo, así como la utilización de la maquinaria pesada para la remoción de tierra e incluso locomotoras a petróleo crudo, que causaron admiración por su novedad. Al igual que el uso de técnicas de sostenimiento y revestimiento del túnel con arco en concreto y muros laterales de piedra y cemento.

El 7 de agosto de 1929, el túnel de La Quiebra fue inaugurado oficialmente llegando a ser con sus tres y medio kilómetros de largo el segundo en América Latina y el séptimo en el mundo, confirmando desde entonces el gusto por las obras gigantes entre los regionales de Antioquia.

banner-recorrido-360

/Culturantioquia

ENCONTRÉMONOS EN FACEBOOK

@culturantioquia

SIGÁMONOS EN TWITTER

 

/Culturantioquia

VEÁMONOS EN YOUTUBE

República de Colombia Gobierno en líneaMinisterio de CulturaColombia Compra Eficientelogos-certificacion-calidad