Nordeste

Esta subregión está conformada por 10 municipios (Amalfi, Anorí, Cisneros, Santo Domingo, San Roque, Segovia, Remedios, Vegachí, Yalí y Yolombo). Su principal fuente de recursos se basa en la explotación minera aurífera, situación que demarca un fenómeno recurrente en condiciones como esta, que es el de población flotante, teniendo así influencia cultura por parte de las personas que en algún momento han llegado y han estado en el territorio sea por mucho o poco tiempo.

Los espacios destinados para llevar a cabo actividades concernientes con la danza son las casas de la cultura, parques educativos, instalaciones de Instituciones Educativas, sedes de agrupaciones (Corporación La Juga –Amalfi-), coliseos, parques principales, sitios al aire libre, auditorios, locales privados, unidades deportivas, atrios de iglesias católicas, centros de atención al adulto mayor, calles, salón parroquial y espacios destinados para las prácticas artísticas como el teatro municipal de Yolombó.

Remedios es el único municipio de la subregión que cuenta con un espacio dotado Por el Ministerio de Cultura  para la práctica de la danza. Una situación especial se vive actualmente con el municipio de Segovia, ya que la Casa de la Cultura, por motivos de deterioro en su infraestructura, está cerrada a esto se le añade que el espacio fue declarado patrimonio cultural, situación que complejiza el proceso para su restauración.

Este territorio cuenta con siete beneficiarios de la profesionalización en danza, programa ejecutado por la Universidad de Antioquia en convenio con el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia desde el 2013/2 hasta 2015/2, los cuales son Yan Pol Carmona Puerta, Sandra Ximena Zapata Vélez, Federico Marín Quintero, Carmen Adriana Ramírez Castrillón, Fredy Alexander García Salgado, Isabel Cristina Castro Ángel.

Frente a las prácticas dancísticas en su mayoría hay una clara influencia por la danza folclórica, con una tendencia muy fuerte el género de danza urbana y los bailes de salón, especialmente en los municipios de Remedios y Yalí. La danza contemporánea ha tenido algunas participaciones, de manera débil debido a que no es la técnica en la cual han recibido formación los directores y coreógrafos.

Se hizo mención del empirismo bajo el cual se han formado la mayor parte de directores activos en la actualidad en la subregión, donde los talleres recibidos por parte del Instituto de Cultura de Antioquia, entidades privadas como el Ballet Folclórico de Antioquia, Ballet Nacional el Firulete, Comfenalco y el compartir espacios de formación en los encuentros y festivales a los que asisten se convierten en su principal fuente para adquirir conocimientos en el área de la danza, los cuales son replicados luego en cada uno de los respectivos grupos.

Amalfi sería el municipio donde hay más presencia de grupos dancísticos, ya que se realiza un encuentro de danza que reúne grupos de instituciones educativas, los cuales solo se conforman para hacer tal actividad. Remedios es el municipio que cuenta con más grupos en formación constante, que no dependen de festivales y/o actividades puntuales para su existencia.

El que hacer creativo está determinado por la práctica de danzas de repertorio folclórico  colombiano, donde se piensa en una obra con un hilo conductor mediante el cual se pueda realizar un montaje que combine de manera poética danza e historia. La mayor plataforma de muestras de sus trabajos son los marcos de las fiestas, donde se abre un espacio puntual para realizar encuentros de danza, otra particularidad es que a nivel general fue muy mencionado la participación que cada municipio plantea para hacer la celebración del día de la danza.

Uno de los espacios que lleva más años en constancia es el Reinado Departamental del Folclor y Festival de Danzas Folclóricas que se lleva a cabo en el municipio de San Roque. Esta es una subregión débil en cuanto a procesos de participación y organización, ya que como se discutió en la plenaria hay una visión de competencia entre los trabajos que no ha permitido actuar con fines estratégicos para beneficio del sector. Sin embargo, hay grupos que se han unido o trabajado juntos con fines proyectivos o de participación en festivales, caso puntual el Festival Nacional de Mapalé y Musica Folclorica (2008, 2009 y 2010) donde los municipios de Segovia, Vegachí y Yalí trabajaron juntos para realizar la respectiva representación de Antioquia en dicho evento. También, se ha logrado que estas uniones trasciendan las fronteras de la subregión y haya apuestas, desde la interpretación, por unirse con municipios como Alejandria, Hispania, Valparaiso y Medellín.

Remedios es un municipio donde no se ha dado la oportunidad de realizar dichas colaboraciones, pero a nivel interno cabe destacar dos situaciones puntuales, la primera hace referencia al trabajo que realizan con el corregimiento de Fraguas, donde hay bailarines de la zona urbana que los visitan y se dan oportunidades de montaje entre ellos. Segunda, internamente en la zona urbana se unieron los procesos de folclor y de danza urbana para darle vida al proyecto Fusión Folclórica, que en sus mismas palabras es un proceso donde se quiere maneras un estilo más proyectivo de la danza folclórica. Un punto donde se encuentran es que a nivel interno en cada municipio se da la oportunidad de realizar trabajos conjuntos con el área de música y teatro, dándole vida a montajes especiales para eventos puntuales. Existe un clamor general por la formalización de la formación en cuanto a la danza, con llamados a las instituciones de educación superior para que hagan presencia de alguna manera y poderse cualificar para seguir desempeñando sus funciones.

2019