Suroeste

El suroeste antioqueño está conformado por 23 municipios (Andes, Amagá, Angelópolis, Betania, Betulia, Caramanta, Ciudad Bolivar, Concordia, Fredonia, Hispania, Jericó, Jardín, La Pintada, Montebello, Peblorrico, Salgar, Santa Bárbara, Támesis, Titiribí, Tarso, Urrao, Venecia y Valpariso). Teniendo una condición geográfica muy especial definida por cuencas, donde delimitan las cercanías entre los municipios, incluso en palabras de Andrés Agudelo: “esta condición geográfica hace que muchos de los municipios no estén en constante comunicación y eso ha dificultado el encontrarnos alrededor de la danza”.

La danza hace presencia tanto en la zona urbana como en la zona rural de los municipios, teniendo como principales sitios de ensayo las casas de la cultura, Instituciones Educativas, bibliotecas, canchas, aulas múltiples, casetas comunales, Ciudadela Educativa de la Universidad de Antioquia, salones parroquiales, calles, parques al aire libre, parques educativos, canchas multipropósito y ludotecas.

Pueblorrico, Concordia, Betulia y Amagá cuentan con un espacio dotado por parte del Ministerio de Cultura para llevar a cabo prácticas dancísticas. Este territorio cuenta con dos beneficiarios de la profesionalización en danza, programa ejecutado por la Universidad de Antioquia en convenio con el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia desde el 2013/2 hasta 2015/2, los cuales son Carlos Andrés Agudelo Montoya y Paula Andrea Castañeda Macías.

En cuanto a las prácticas dancísticas es una subregión que aún sigue muy ligada a la interpretación de danzas del repertorio folclórico colombiano, sintiendo en el discurso de algunos  directores cierta aversión por incurrir en otras formas de hacer danza. Solo en los municipios que son más cercanos al Valle de Aburrá se puede notar cierta incursión de bailes de salón. También se escucharon apreciaciones sobre momentos en los cuales otros formadores en el área han querido incurrir en géneros como el urbano y el contemporáneo, llevándolos a realizar exploraciones que han terminado por ser parte del montaje de alguna obra.

La investigación alrededor de prácticas productivas, han marcado en gran medida la manera como se la ha dado vida a algunas obras de creación, apoyándose en las formaciones recibidas por parte de entidades como el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia o por medio de gestiones independientes para llevar maestros y/o talleristas, entre los cuales son muy mencionados Jimmy Bedoya y Andrés Agudelo. Los intercambios y encuentros culturales son aprovechados para llevar a cabo espacio de formación donde los maestros invitados llevan un taller que será compartido con las demás delegaciones.

El Festival Nacional de Danza Folclórica del municipio de Titiribí, es un espacio reconocido entre todos los asistentes como una plataforma donde muestran los trabajos realizados y poder aprender de las muestras de los otros grupos. La generalidad vista en esta categoría es que los grupos se reúnen o conforman grupos con fines meramente de formación o proyectivos, donde el tema en cuanto a la gestión de la danza se queda cortó. Una de las condiciones que influye para que esto se dé es su condición geográfica y la división que la misma cordillera hace de los municipios.

Se tiene indicios de un intento de conformación de la Red de Danza de La Provincia de Cartama, en la cual podían estar dos representantes por municipio. El trabajo colaborativo se da en su mayor parte con grupos propios del municipio, incluso para realizar trabajos que hacen uso de interdisciplinariedad, es decir, se unen el grupo de danzas con la banda de música para hacer presentaciones que así lo puedan requerir. La comunicación intermitente es otro factor importante de mirar en esta categoría, ya que ellos hacen referencia a que entre los directores y/o agentes de la danza muchas veces pasan mucho tiempo sin comunicarse. El circuito artístico “Quijotes Danzantes” permitió que Andes, Pueblorrico y Salgar trabajaran de manera conjunta para llevar a cabo este proyecto, donde la formación y el compartir experiencias fueron los ejes fundamentales para su ejecución.

2019